;

República Dominicana es el segundo país más grande y más diverso del Caribe. Se destaca por la calidez de su clima y la hospitalidad de su gente. Es un destino sin igual que cuenta con una naturaleza extraordinaria, fascinante historia y gran riqueza cultural. Rodeada por el Océano Atlántico hacia el Norte y el Mar Caribe hacia el Sur, se enorgullece de contar con más de 1,600 Km. de costa y 400 Km. de las mejores playas del mundo, magníficos hoteles y resorts, e infinidad de opciones en deportes, entretenimiento y recreación. Aquí puedes bailar al ritmo contagioso del merengue, renovarte en nuestros lujosos y variados hoteles, explorar antiguas ruinas,  deleitarte con la mejor gastronomía dominicana, o vivir aventuras ecoturísticas en nuestros magníficos parques naturales, cordilleras, ríos y playas.

El destino número uno de golf del Caribe y Latinoamérica, deleita a sus visitantes con sus veinticinco campos de golf de renombrados diseñadores, rodeados de impresionantes costas, con majestuosas montañas de fondo, y “fairways” de un verdor exuberante. Además de escenarios naturales como cascadas románticas, costas espectaculares y relajantes hoteles con los elementos perfectos para cautivar tu imaginación y refrescar tu alma.

12627907_1553987111595699_356178024_n.jpgEs conocida por su actitud positiva hacia las inversiones extranjeras cuenta con un sector financiero sólido y consolidado y una comunidad empresarial bien organizada. Esto les proporciona a los recién llegados las redes necesarias para insertarse rápidamente en la industria y el comercio.

Geográficamente, República Dominicana está situada en el centro de América, cerca de los principales mercados. Como tal, ha firmado acuerdos comerciales que proporcionan acceso privilegiado al mercado hacia y desde los Estados Unidos, Europa, América Central y el Caribe.A República Dominicana llega la mayor cantidad de vuelos provenientes de casi todos los países del Caribe, y tiene ocho aeropuertos internacionales.

Las autopistas y carreteras facilitan el viaje a las tres costas situadas al norte, este y sur del país.

Bien sea comprando una villa o apartamento como segunda vivienda, para disfrutar de sus paradisiacas playas y relajarse del estrés diario (pudiendo si lo desea, alquilar con toda seguridad su vivienda el resto del año, y así amortizar totalmente su inversión). O como primera residencia para vivir permanentemente en el país. O invirtiendo en viviendas y proyectos turísticos residenciales de playa, marina o golf, (de los cuales la República Dominicana posee los más prestigiosos y paradisíacos del mundo) para su posterior reventa o alquiler, obteniendo así excelentes beneficios.

El Estado dominicano incentiva la inversión privada extranjera. Los extranjeros que deciden invertir en bienes raices o residir en la República Dominicana son amparados por leyes y acuerdos internacionales que le permiten realizar negocios, hacer compras de inmuebles e incluso participar en cualquier área de inversión como si fuere un nacional dominicano. Con total seguridad jurídica, libertad de inversión, movimiento y asociación.

Otra de las ventajas de hacer negocios en el país es su abundante fuerza de trabajo que incluye tanto personal no especializado como altamente cualificado. La población laboral es mayormente joven y talentosa entre la que se cuenta un gran número de trabajadores bilingües. Y por si fuera poco, el país tiene un mercado interno para 10 millones de personas.Además de las razones económicas, el clima, los atractivos naturales y culturales de República Dominicana hacen de ella un lugar atractivo para vivir y levantar una familia. Como primer destino turístico mundial, el país cuenta con más de 65.000 habitaciones de hoteles y 26 campos de golf en la playa, en la ciudad y en las montañas. Hay excelentes tiendas con mercancías procedentes de todo el mundo, y una vida nocturna activa y restaurantes sofisticados.